X-57 Maxwell

X-57 Maxwell: así será el primer avión eléctrico de la NASA que tiene como base el Tecnam P2006T

La NASA ha elegido el Tecnam P2006T Twin como base para crear el X-57 Maxwell, que se convertirá en el primer avión eléctrico. El modelo P2006T es  uno de los aviones más demandados de Tecnam y una de las referencias en las escuelas de vuelo

En 1946 la NASA iniciaba el programa de Aviones X o X-Plane con el objetivo de evaluar nuevas tecnologías en el campo aeroespacial. Desde entonces ha desarrollado 57 prototipos y ha creado algunas de las aeronaves más innovadoras de la historia. El último, el X-57 Maxwell, con el que busca seguir mejorando las tecnologías de propulsión con alimentación eléctrica ‘LEAPTech’ (Leading Edge Asynchronous Technology, Tecnología Asincrónica de Vanguardia). Así, quiere desarrollar aeronaves de Aviación General más seguras, más eficientes, con menos costes operativos y de menor impacto medioambiental.

X-57 Maxwell

 

Base: el Tecnam P2006T

La NASA no dudó: Tecnam tenía que formar parte del último diseño de su gama de aviones X. Así pues, decidió que el X-57 Maxwell partiría de la base del Tecnam P2006T, un avión ligero con dos motores de explosión.

En cuanto el Tecnam P2006T llegó a la instalación de Sistemas Aeroespaciales (ESAero) al aeropuerto del condado de Océano, cerca de Pismo Beach, en California, el martes 19 de julio de 2016, los investigadores de la NASA comenzaron la primera fase: evaluarlo y llevar a cabo las pruebas pertinentes de los motores eléctricos que se usarán con una especie de ala montada sobre un camión. Una vez hecha esta inspección minuciosa, el equipo de expertos de la NASA ha ido modificándolo paulatinamente para que, en un futuro, llegue a ser un avión totalmente eléctrico.

X-57 Maxwell. Base el Tecnam P2006T

 

100% eléctrico

Este nuevo aeroplano contará con un sistema completo de propulsión eléctrica. Se sustituirán los motores de serie del P2006T por otros eléctricos que pesan aproximadamente la mitad que los originales.

12 propulsores eléctricos, seis en cada ala, se usarán junto con dos motores eléctricos de crucero principales, que serán más grandes y se ubicarán hacia fuera en las puntas de las alas. Estos pequeños propulsores eléctricos del ala se utilizarán para generar la elevación durante el despegue y el aterrizaje, mientras que los dos motores de fuera de borda serán utilizados durante el resto del crucero. Además, este avión estará equipado con un sistema de baterías.

X-57 Maxwell. 100% eléctrico

 

 

‘Ala soplada’

Las alas originales del P2006T serán sustituidas por otras más largas y estrechas. Estas alas serán lo suficientemente grande como para levantar un avión de cuatro pasajeros. La idea, conocida como «ala soplada», consiste en propulsar el aire a gran velocidad sobre el ala utilizando muchos motores y hélices montados a lo largo del borde delantero. Con muchas hélices que soplan aire a gran velocidad el ala se comporta como si viajara más rápido de lo que realmente es, lo que proporciona una mayor sustentación sin sacrificar el rendimiento del crucero.

 

Energéticamente eficiente

Uno de los principales objetivos de este nuevo avión es que vuele a la misma velocidad que el P2006T pero con un incremento en la eficiencia energética de la velocidad de crucero, así como reducciones en las emisiones de C02 y en el ruido que produce el avión. Esto se debe a que la distribución de la energía eléctrica a través de los motores integrados en el aeroplano hará que se multipliquen por cinco las reducciones de la energía que requiere un avión privado para circular a 175 mph.

Cada motor puede funcionar de manera independiente a diferentes velocidades para un rendimiento optimizado. Los principales beneficios potenciales de LEAPTech incluyen una menor dependencia de los combustibles fósiles y un mejor rendimiento de la aeronave y la calidad de marcha.

 

Menos costes operativos

Con estas modificaciones se pretende también demostrar que el X-57  conllevaría unos costes operativos un 40% menores que los del avión original. Los motores eléctricos, por ejemplo, no renuncian a eficiencia o potencia específica a medida que se reducen. Además, son extremadamente simples, pues a menudo tienen solo una parte móvil, por lo que requieren muy poco mantenimiento.

Por otra parte, la propulsión a batería es aproximadamente tres veces más eficiente que un tren de potencia típico del motor de combustión. Y debido a que la electricidad cuesta mucho menos que el combustible de aviación, este ataque en dos frentes -añadiendo un tren de potencia más eficiente, más un fuselaje más eficiente debido a las alas más pequeñas- reducirá los costos operativos, especialmente considerando la menor necesidad de mantenimiento.

X-57 Maxwell. Menos costes operativos

 

LEAPTech es un elemento clave del plan de la NASA para ayudar a una parte importante de la transición de la industria aeronáutica a la propulsión eléctrica en la próxima década. El X-57 Maxwell, que será el primer avión X de la NASA piloteado en más de una década, supondrá todo un avance en la propulsión eléctrica. Tecnam, gracias a su dilatada experiencia, su garantía y su eficacia, es clave para la NASA.

Sin comentarios

Publicar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies